Deuxième année du séminaire de Madrid (2006-2007)

Programme du séminaire 2006-2007

[Textes de l’avant propos du volume des actes du séminaire 2006-2007]

En este libro quedan recogidas las actas del segundo año de actividad del Seminario de Estudios Medievales de Madrid, creado en 2005, merced al apoyo de la Casa de Velázquez, del Laboratoire de Médiévistique occidentale de Paris, de la Universidad Complutense de Madrid y del Institut Universitaire de France1, con el fin de desarrollar un proyecto de investigación sobre el contractualismo político en el Occidente medieval2, al que se dará conclusión –al menos a lo que puede considerarse como este primer momento de acercamiento al tema- en abril de 2008, con un amplio coloquio internacional del que cabe esperar una renovada reflexión comparatista, tal y como fue ya experimentada en un anterior proyecto3. Los resultados expuestos en este volumen forman parte, en consecuencia, de una suerte de work in progress, y este nuevo opus ha de ser entendido como la continuación y de alguna manera superación de la perspectiva seguida en el anterior4, y como la preparación de la perspectiva que se pretende muy próximamente recorrer y alcanzar.

El punto de partida, tanto del proyecto de investigación como posteriormente del seminario, fue una practica contractual muy tipificada, tanto documentalmente como socialmente y también de alguna manera cronológicamente si se tiene en cuenta su especial auge en la Castilla del siglo xv: la de las alianzas, amistanzas y confederaciones. Las cuatro sesiones organizadas durante el curso 2005-2006 [Alianzas, amistanzas y génesis del Estado moderno; En torno al Seguro de Tordesillas; La cadena contractual (1 y 2)] permitieron ahondar en la vinculación entre tal práctica y la consolidación del rol político y gubernativo en la corte y en el reino de la aristocracia y nobleza castellanas; permitieron además subrayar la especificidad de la situación castellana frente a otras del entorno (Portugal, Navarra, Corona de Aragón), donde la progresiva organización política de la comunidad, aunque haya podido encaminarse en algún momento hacia este tipo de recursos u otros muy parecidos, tiende en el momento de la comparación, o sea el siglo xv, más bien hacia otras prácticas contractuales o pactistas, o ni siquiera. Finalmente estas sesiones llevaron a constatar que dicho recurso, más allá de los fines proseguidos en cada una de las alianzas, amistanzas o confederaciones suscritas y juradas y de la redes de compromisos verticales, horizontales y tal vez diagonales que para ellos quedan así establecidas y organizadas, funciona a modo de señal de identidad grupal, y por tanto de alfabetización y de integración políticas de los grupos, y ya no sólo nobiliarios, que la manejan. Con ello, la reflexión fue apuntando finalmente la cuestión de los procesos de politización y de (re)definición del vínculo político, o si se prefiere de constitución y expansión de una sociedad política, también estatalizada, mediante lo contractual. Y se decidió contestar dicha cuestión durante el curso 2006-2007 únicamente a partir del caso castellano, pero para darle más amplitud cronológica y socio-política al temario, y así terminar de perfilarlo antes de probar en breve su plena aplicación a escala no sólo peninsular sino además occidental.

Fueron también cuatro las sesiones del curso 2006-2007. Salvo algún retoque muy marginal, se ha conservado su estructura en la presentación de las actas5. Como apuntan los títulos de cada una de ellas, fueron distintas sus líneas organizativas. Cabe recordarlas, aunque muy brevemente. En la primera –Arqueología de la cultura confederativa (Julio Escalona Monge, José Manuel Nieto Soria, Feliciano Novoa Portela, César González Mínguez)- se procedió a rastrear y relacionar los antecedentes de la situación puesta de relieve en el primer año del Seminario, retrospectivamente pues. Estos, muy ligados a cuestiones de integración y de dominio territorial y clientelar, de eficacia militar y estratégica, disciplinaria y religiosa, de defensa de intereses y de participación política según se desprende de los contextos, momentos o casos analizados, indican la existencia de un sistema pactual muy anterior a su posterior funcionamiento y «disparo» bajomedieval. Pero, si bien cabe considerar tal disparo (¿mero efecto documental?) como la reconducción de un sistema ya perfilado en los siglos xi-xii, por lo general asentado en un placitum-pactum que permite el progresivo desarrollo de formas contractuales muy cercanas a las que caracterizan el bastard feudalism, esta misma reconducción puede señalar como una suerte de renovación de la «caridad» como marco fundacional del vinculo social, mediante la «amistad», marco más interaccionista, en consecuencia diferenciador y articulador, posiblemente también, por naturaleza, más propiamente político.

En la segunda sesión –Perspectivas ciudadanas (María Asenjo González, José María Monsalvo Antón, José Antonio Jara Fuente y Yolanda Guerrero Navarrete) se procuro completar la primera perspectiva estamental, sobre todo nobiliaria, conectándola y contrastándola con los usos ciudadanos del contractualismo. Al fin y al cabo, ¿no son fundamentalmente contratos de amistad tanto las «hermandades» como las «confederaciones»?, siendo más bien una consecuencia de su tipificación documental la diferenciación entre ellas. Para abordar estos usos se ha intentando variar las perspectivas (global, regional, local) y tener en cuenta el complejo entramado de relaciones de poder dentro de las ciudades (bandos, linajes, oligarquías, común), así como el entramado en el que estas así como sus elites de gobierno se insertan y del que participan (realengo/señorío, dominación territorial, relaciones de vecindad, con otras ciudades o territorios y con nobles), con el fin de comprobar si se podía aplicar también con validez para este ámbito el concepto de cultura confederativa. Las reflexiones y ejemplos traídos a colación demuestran que así es; que esta cultura política funciona tanto internamente como externamente, no siempre de manera dirigida, con referentes ciertamente propios –por ejemplo el de la vecindad- pero también muy próximos a los utilizados por otros estamentos –como el de paz, bien o concordia-, con lo que va creándose la posibilidad de un entendimiento de los agentes, dentro y con la ciudad, sobre la base de este lenguaje político en definitiva compartido, o dicho de otra manera sobre la base del reconocimiento mutuo de sus identidades así reveladas y/o creadas.

En la tercera sesión –Grupos de poder (José Ramón Díaz de Durana Ortiz de Urbina y Jon Andoni Fernández de Larrea Rojas, César Olivera Serrano, María del Pilar Carceller Cerviño, Francisco de Paula Cañas Gálvez)- se trató de prolongar el cuestionamiento sobre lo contractual como fábrica de identidad política. Pero ello, se miró hacia realidades grupales y grupos de poder cuyo criterio de selección no fue estamental, sino más bien infra, inter o extra-estamental, y por lo tanto en algún caso de más difícil percepción. Así pues fueron objeto de análisis grupos cuya actuación o emergencia está territorialmente circunscrita (Parientes mayores; potenciación de la hidalguía universal cuando se asienta, en contra del poderío «feudal-banderizo» de los Parientes mayores, las Juntas Generales y luego las Hermandades provinciales en el País Vasco) o supuestamente marcada por un «origen nacional» (los exiliados portugueses), y otros cuya emergencia fue producto del desarrollo de la lucha política (partidos) o del proceso de estatalización gubernativa (letrados). Evidentemente, los ejemplos son de muy distinta naturaleza y escala, pero permiten, a modo de sondeo, perfilar también hasta qué límites se pueden llegar. Y salvo en el caso vasco, donde lo contractual queda claramente identificado y nutre finalmente un discurso identitario muy articulado bajo la forma de relatos fundacionales con notable alcance, resulta difícil establecer alguna consecuencia identitaria de la más o menos circunstancial y a veces muy escasa participación confederativa apuntada en los otros casos aquí presentados, al menos para el fortalecimiento de estos mismos grupos como tales. Evidentemente, la comparación queda un poco falseada dado el carácter dispar de las comunicaciones reunidas en esta sesión. Pero posiblemente sea esta situación sobre todo la consecuencia de la movilidad socio-identitaria de los integrantes de los grupos sobre base partidista o profesional aquí analizados, una movilidad socio-identitaria de hecho también presente en el caso vasco (hidalguía universal). Estos integrantes miran en efecto hacia el estamento nobiliar o el selecto grupo de los Grandes, en el caso de los exiliados y del privado, hacia una implantación local para los letrados, lo cual permite a estos últimos actuar tanto como representantes del monarca como portavoces de los intereses de las oligarquías con las que se relacionan o que acaban integrando. En consecuencia, si estos ejemplos no permiten establecer el asentamiento pactual de la identidad como grupo de poder de los grupos considerados, si es que existió, cabe en cambio reubicar la experiencia confederativa de sus miembros dentro de los marcos estamentales más consolidados ya descritos o también, en el caso del privado y de los letrados, en relación con su especial dedicación para poner a servicio de la Corona su implicación contractual.

La última sesión –Pactos y representación (Eduardo Fuentes Ganzo, Máximo Diago Hernando, Ana Isabel Carrasco Manchado)- permite finalmente conectar estas perspectivas grupales y estamentales con la comunitaria, a través de dos estudios dedicados a las Cortes, la primera con una perspectiva cronológica amplia y con especial atención a la moneda y a la fiscalidad como reveladores de lo pactual; la segunda insistiendo más bien sobre un momento de especial relevancia para el propósito general, el de la revitalización de las Cortes al principio del siglo xvi, la cual da lugar a la reavivación y luego radicalización del ideario contractual por parte de las ciudades. Ambas tienden a subrayar tradiciones y rupturas, apuntando así el constante proceso de definición y revisión de los compromisos vigentes. Uno de ellos es el que se trae a colación para finalizar este libro: el registro de obediencias redactado por el secretario Alfonso de Ávila, entre la proclamación de la reina Isabel e inicio de la guerra sucesoria con Portugal. Si bien este registro es contextualizado desde la perspectiva del rito sucesorio de jura de obediencia, la misma excepcionalidad de las condiciones de acceso al trono de Isabel determinan la del documento, que parece ante todo recoger la incorporación a su bando de los hasta entonces valedores de su sobrina Juana, y plantea más allá la obligada reconstrucción de un vínculo negociado entre un rey (auto)proclamado y sus súbditos, o al menos los que se sienten en ese momento preciso como sus representantes autorizados y muy interesados, por diversos motivos, para actuar como tal.

Con estas cuatro sesiones se pone en definitiva de evidencia la existencia de un continuum contractual en Castilla6, sus progresivas y simultaneas densificación y expansión desde el siglo x a principios del xvi, a medida que esta entidad va configurándose territorial, social y políticamente, precisamente para permitir y asentar tal configuración, muy marcada por la estrechísima relación entre el salto estatal y comunitario. Más allá de ello, la clave contractual que da su unidad a este libro, permite ahondar en los procesos de producción, no tanto del sometimiento sino del consentimiento, procesos por supuesto no siempre pacíficos. Y esta es la única base legitima y duradera de los regímenes políticos, incluso del monárquico con tendencia absolutista. Lograr este consentimiento, y el contractualismo es quizá la mejor manera para alcanzar ese objetivo, hace que los agentes se conviertan más que en súbditos en sujetos7, es decir en agentes comprometidos en una construcción que, por consiguiente, ya no es transcendente sino inmanente, donde cada societario, según su estado, es responzabilizado y se ve reconocido el puesto que ocupa en el Estado.

 François FORONDA


Sommaire du volume

El contrato político en la Corona de Castilla. Presentación – François Foronda

Primera parte

Arqueología de la cultura confederativa

Vínculos comunitarios y estrategias de distinción (Castilla, siglos x-xii) – Julio Escalona Monge

Los prolegómenos eclesiásticos de las hermandades políticas – José Manuel Nieto Soria

Acuerdos entre caballeros. Las hermandades de las Órdenes Militares en la Castilla medieval (siglos xii-xiv) – Feliciano Novoa Portela

La participación concejil en la estructura de poder de la Corona de Castilla durante el reinado de Fernando IV (1295-1312) – César González Mínguez

Segunda parte

Perspectivas ciudadanas

Concordia, pactos y acuerdos en la sociedad política urbana de la Castilla bajomedieval – María Asenjo González

En torno a la cultura contractual de las elites urbanas: pactos y compromisos políticos (linajes y bandos de Salamanca, Ciudad Rodrigo y Alba de Tormes) – José María Monsalvo Antón

Vecindad y parentesco. El lenguaje de las relaciones políticas en la Castilla urbana del siglo xv – José Antonio Jara Fuente

Rey, nobleza y elites urbanas en Burgos (siglo xv) – Yolanda Guerrero Navarrete

Tercera parte

Grupos de poder

Las relaciones contractuales de la nobleza y las elites urbanas en el País Vasco al final de la Edad Media (c. 1300-1500) – José Ramón Díaz de Durana Ortiz de Urbina y Jon Andoni Fernández de Larrea Rojas

El exilio portugués en la Castilla de los Trastámara: cultura contractual y conflicto dinástico – César Olivera Serrano

El privado como eje vertebrador del partido regio durante la época de Enrique IV: Beltrán de la Cueva – María del Pilar Carceller Cerviño

Los burócratas como grupo de poder: su influencia y participación en la vida urbana y en las luchas de bandos (Castilla, primera mitad del siglo xv) – Francisco de Paula Cañas Gálvez

Cuarta parte

Pactos y representación

Pactismo, Cortes y Hermandades en León y Castilla. Siglos xiii-xv – Eduardo Fuentes Ganzo

La cultura contractual en los medios urbanos castellanos a fines de la Edad Media: el resurgimiento de las cortes durante el período precomunero – Máximo Diago Hernando

La ceremonia de obediencia regia: ¿un pacto estamental? – Ana Isabel Carrasco Manchado

  1. Quiero aprovechar esta publicación para agradecer a todas las instituciones mencionadas su continuado apoyo desde 2005, y también a todas aquellas personas que se han encargado de la parte digamos más técnica del Seminario, en especial al personal de la Casa de Velásquez por su plena y encarecida colaboración. También quiero renovar aquí mis agradecimientos a todos los investigadores que han participado al seminario desde sus inicios, tanto como ponentes como fieles asistentes y debatidores. Finalmente, quiero expresarle a Ana Isabel Carrasco Manchado mi especial reconocimiento por la labor que ha ido desempeñando para ayudarme a coordinar este Seminario, muy especialmente, entre muchas otras cosas, por haberse encargado de orientar a los doctorandos que han acudido para formarse, y por haber realizado este año la edición de estas actas. []
  2. Este proyecto fue definido con ocasión del primer Programa Juan de la Cierva (2004-2007), en relación con el proyecto I+D que dirigía entonces el Profesor Nieto Soria («La monarquía como conflicto en la Corona castellano-leonesa. Siglos xiii al xv» [BHA-2002-03388]). En la actualidad queda integrado, bajo el título Avant le contrat social… Le contrat politique dans l’Occident médiéval (XIIIe-XVe siècle) en el eje de investigación «Genèse de l’État moderne» que dirige el Profesor Genet en el Laboratoire de Médiévistique occidentale de Paris (UMR 8589). []
  3. François Foronda, Jean-Philippe Genet y José Manuel Nieto Soria (dirs.), Coups d’État à la fin du Moyen Âge ? Aux fondements du pouvoir politique en Europe occidentale, Madrid, 2005. []
  4. François Foronda y Ana Isabel Carrasco Manchado (dirs.), Du contrat d’alliance au contrat politique. Cultures et sociétés politiques dans la péninsule Ibérique à la fin du Moyen Âge, Toulouse, 2007. []
  5. Así, el orden seguido durante el seminario –primero Perspectivas ciudadanas y luego Arqueología confederativa, a la inversa del orden de presentación seguido en estas actas- sólo fue una consecuencia de los obligados ajustes de agenda entre los distintos conferenciantes que intervinieron en ellas. Lógicamente se ha restablecido en esta publicación el orden que fue ideado en un principio. Por otra parte, en estas actas, la comunicación de Feliciano Novoa Portela, presentada durante la sesión Grupos de Poder, ha sido desplazada a la sesión Arqueología confederativa, esencialmente por razón de la cronología y naturaleza de la documentación manejada; mientras que la comunicación de José Ramón Díaz de Durana Ortiz de Urbina y Jon Andoni Fernández de Larrea Rojas ha seguido el camino exactamente inverso, al considerarla cronológicamente y en cierta medida también temáticamente compatible con las otras comunicaciones de la sesión Grupos de poder, lo cual ha permitido reequilibrarla. Y en caso de sentirse agraviados los autores por este doble desplazamiento, les ruego que quieran aceptar las disculpas que les presentamos de antemano. []
  6. Utilizo este término de continuum en referencia al inicio de la reflexión de Paolo Prodi sobre la «societá corporata o giurata», en su libro Il sacramento del potere. Il giuramento político nella storia costituzionale dell’Occidente, Milan, 1992, p. 161. []
  7. P. Prodi, «Introduzione : evoluzione e metamorfosi della identità collettive», en id. y Wolfgang Reinhard (eds.), Identità collettive tra Medioevo ed Età Moderna, Bologna, 2002, pp. 9-27. []

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *